Dolores Claiborne: Opinión

viernes, 10 de marzo de 2017

Sinopsis: Durante treinta años, los habitantes de Little Tall Island han esperado averiguar qué pasó durante el extraño día –el día del eclipse total- en que murió el marido de Dolores Claiborne.
Ahora la policía quiere averiguar qué pasó ayer, cuando la rica mujer para la que Dolores hacía tareas domésticas, una mujer postrada en cama, murió repentinamente. Sin otra opción más que hablar, Dolores presenta su conmovedora confesión.

Revela los lazos extraños y terribles a que la han obligado sus secretos.
Revela las abominables consecuencias de un feroz amor maternal.
Revela la ira silenciosa que puede llenar de odio el corazón de una mujer.

Solo Stephen King podría haber imaginado y escrito esta novela, y lo demuestra abriendo de par en par las intimidades más oscuras y los pecados más despreciables de los hombres y las mujeres de un enquistado pueblo de Maine, guiando al lector por la vida subterránea de un municipio de imagen impecable.

Breve (o no tan breve) historia de cómo este libro llego a mis manos y como finalmente termine leyéndolo: Para mi cumpleaños número veintidós, una de mis mejores amigas; Karen, me regalo este libro, Stephen King es un autor que siempre me llamó la atención,  y a pesar de que tengo la mitad de la colección de la Torre Oscura, nunca me había animado a leer de sus libros, así que Dolores Claiborne parecía un buen inicio. Siempre que lo intentaba leer algo me detenía o siempre me quedaba en las primeras páginas, y la verdad es que en 2016 a duras penas leí algo. Finalmente decidí leerlo este año, y de lo único que me arrepiento es de no haberle dado una verdadera oportunidad de leerlo antes. El mismo día que lo termine (8 de marzo) termine escribiéndole a Karen, dándole las gracias por haber elegido ese libro para mí. De nuevo, gracias mija.

Podéis dudar de que una vieja malhablada como yo piense en el amor, pero la verdad es que casi se trata de la única cosa en la que creo.

Como lo mencione antes, me costó comenzarlo. Al principio me pareció lento, pero tengo una teoría de porque últimamente los libros me parecen así al principio: perdí por mucho, mi hábito de lectura. Sumándole que es un género que nunca había leído; que es suspenso psicológico, pero después de llevarlo conmigo a todas partes para poder leerlo en cada oportunidad que tuviera, terminé leyéndolo poco a poco. Llegue a momentos en los que no podía soltar el libro, la historia hasta cierto punto, era demasiado absorbente.

Dolores es una mujer que pasó por mucho, ver los maltratos y humillaciones de su padre a su madre, a vivirlos en carne propia por parte de su marido Joe St. George. Vivir en constante batalla con su jefa Vera Donovan, para poder llevar dinero extra, destinado a la futura educación universitaria de sus hijos. Siendo 1960, muchas mujeres pensaban que su lugar era en casa, velando por sus familias pero principalmente por sus esposos; por parte de Dolores no era la excepción. El machismo de la época era notable, pero llega a un punto de la historia, en que el amor por sus hijos es más grande que el miedo a Joe St. George, y Dolores hace hasta lo imposible por ellos.

A veces hay que ser una cabrona redomada para sobrevivir. A veces ser una cabrona es lo único a lo que una mujer puede aferrarse.

Me encantaría poder escribir más sobre todo lo que me gustó, sobre Vera y Dolores; y sobre todo lo que hizo Dolores, pero creo que sería demás, y a nadie le gustan los spoilers. Solo puedo añadir, que si aún no has leído Dolores Claiborne, te recomiendo que lo hagas.



 Puntuación: 5 de 5.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

By WO Designs. Con la tecnología de Blogger.